En los últimos años, con la creciente expansión de la radiotelefonía móvil, se han venido desarrollando mundialmente numerosos estudios y recomendaciones para limitar la exposición a campos electromagnéticos, elaborandose también diferentes procedimientos para la evaluación y medida de éstos campos que suelen venir referidos principalmente en términos de intensidad de campo eléctrico, intensidad de campo magnético y tiempo de exposición al campo electromagnético. En todos éstos estudios se incorporan valores de seguridad para establecer los límites a la exposición a campos electromagnéticos, siendo especialmente exigentes con aquellas radiaciones que se producen en lugares próximos a Escuelas, Hospitales, Geriátricos y, en general próximas a sectores de población que pueden ser especialmente sensibles a las radiaciones electromagnéticas.


Los procedimientos de medida de las emisiones electromagnéticas los realizamos en tres fases:


Fase 1. Vista rápida del ambiente radioeléctrico. Se utilizarán equipos de medida de banda ancha con sondas isotrópicas que permiten caracterizar ambientes radioléctricos de forma rápida, aunque no ofrecen información acerca de cada componente espectral. 

Si algún valor de los obtenidos en el proceso de medida superase los niveles de decisión determinados, deberá procederse a la realización de medidas en las fases 2 o 3.


Fase 2. Se utilizarán analizadores de espectro o receptores de banda ancha selectivos en frecuencia. Las medidas determinarán todas las componentes espectrales significativas, buscando para cada una de ellas el caso peor, es decir, maximizar su nivel en función de la orientación y polarización de la antena.


Fase 3. Cuando las fuentes emisoras a analizar estén operando en frecuencias distintas a la fase segunda o no sea posible la realización de las medidas en campo lejano, se procederá a la realización de las medidas utilizando el equipamiento apropiado en cada caso.