La domótica es conjunto de sistemas capaces de automatizar una vivienda, aportando servicios de gestión energética, seguridad, bienestar y comunicación, y que pueden estar integrados por medio de redes interiores y exteriores de comunicación, cableadas o inalámbricas, y cuyo control goza de cierta ubicuidad, desde dentro y fuera del hogar. Se podría definir como la integración de la tecnología en el diseño inteligente de un recinto cerrado.

Los servicios que ofrece la domótica se pueden agrupar en cinco aspectos fundamentales:

1.  Ahorro energético. El ahorro energético no es algo tangible, sino un concepto al que se  puede llegar de muchas maneras. En muchos casos no es necesario sustituir los aparatos o sistemas del hogar por otros que consuman menos sino una gestión eficiente de los mismos.

2.  Confort. Conlleva todas las actuaciones que se puedan llevar a cabo que mejoren el confort en una vivienda. Dichas actuaciones pueden ser de carácter tanto pasivo, como activo o mixtas (Iluminación, gestiones multimedia, generación de escenas…)

3.  Seguridad. Consiste en una red de seguridad encargada de proteger tanto los Bienes Patrimoniales y la seguridad personal (Alarmas de intrusión, simulación de presencia…)

4.  Comunicaciones. Son los sistemas o infraestructuras de comunicaciones que posee el hogar (Intercomunicaciómn, telemantenimiento, teleasistencia…)

5.  Accesibilidad. Bajo este epigrafe se incluyen las aplicaciones o instalaciones de control remoto del entorno que favorecen la autonomía personal de personas con limitaciones funcionales, o discapacidad.